sábado, 6 de agosto de 2011

Viviendo como Dios quiere


Muchas veces se nos pregunta: ¿Qué es correcto? ¿Qué permite ‘la iglesia’? ¿Cómo me debo vestir? ¿Puedo hacer esto o aquello? Etc.
·        Y esto se traduce en: ¿Cómo debo vivir?

La Biblia, según nuestra confesión de fe, es nuestra regla de fe y práctica.
Nos guiamos por lo que ella enseña.

·        Y aunque eso dicen todos (o la mayoría)
·        Debemos aprender la Biblia para poder creerla,
·        Para poder ponerla por practica

Aprender la Biblia  es la premisa principal, CLAVE, para poder vivir como Dios quiere.

Este es el primer mensaje de esta serie: VIVIENDO COMO DIOS QUIERE.

·        Todos los que estamos aquí hoy tenemos metas comunes.
·        Todos los que estamos aquí deseamos llegar al cielo
·        Hemos sido enseñados en base a la Biblia

O.T.: ¿Qué nos enseña la Biblia acerca de cómo quiere Dios que nosotros vivamos en esta tierra?

1-   TENEMOS QUE TEMER A DIOS

·        El temor a Dios varia de persona en persona
·        De iglesia en iglesia

a-    Para un no creyente, el temor de Dios es tener miedo Al juicio de Dios y la muerte eterna, la cual es la separación eterna de Dios

§  Lucas 12:4-5;  Mas os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más pueden hacer. 5. Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed.

§  Hebreos 10:31 ¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!

§  Hebreos 9:27-28. Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,  28. así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.

§  Juan 3:18: El que en él cree, no es CONDENADO; pero el que no cree, ya ha sido CONDENADO, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

§  Apocalipsis 19:20: Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un LAGO de FUEGO que arde con azufre.

§  Apocalipsis 20:10: Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el LAGO de FUEGO y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

§  Apocalipsis 20:14: Y la muerte y el Hades fueron lanzados al LAGO de FUEGO. Esta es la muerte segunda.

§  Apocalipsis 21:8: Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el LAGO que arde con FUEGO y azufre, que es la muerte segunda.

§  Apocalipsis 20:15: Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al LAGO de FUEGO.

b-    Para un creyente el temor de Dios es algo muy diferente.

El temor del creyente es el reverenciar a Dios.

§  Hebreos 12:28-29  “Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia; porque nuestro Dios es fuego consumidor.”

Esta reverencia y admiración es exactamente lo que significa el temor de Dios para los cristianos.

Este es el factor que nos motiva a rendirnos al Creador del Universo.

El temor de Dios es la fuente de la sabiduría. - La verdadera sabiduría solo procede del entendimiento de quién es Dios – que Él es santo, justo y soberano.

§  Proverbios 1:7 declara, “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová...”

·        Debemos comprender quien es Dios
·        Desarrollar  un temor reverencial hacia Él
·        Para poder adquirir la verdadera sabiduría.

El temor bíblico de Dios para un creyente, incluye el entender lo mucho que Dios aborrece el pecado y temer Su juicio sobre éste – aún en la vida de un creyente.
  • El temor de Dios es aborrecer el mal (Proverbios 8:13)
·         Jeremías  9:23 Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. 9:24 Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová.

Debemos temer Su disciplina y por lo tanto, buscar el vivir nuestras vidas de tal manera que lo agrademos.

§  Hebreos 12:5-11 y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor,  Ni desmayes cuando eres reprendido por él; 6. Porque el Señor al que ama, disciplina,  Y azota a todo el que recibe por hijo. 7. Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? 8. Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. 9. Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos? 0. Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad. 11. Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados.

·         Los creyentes no debemos “tener miedo” de Dios como los no creyentes.
·         No tenemos razón para tenerle miedo.
·         Tenemos Su promesa de que nada podrá separarnos de Su amor
·         (Romanos 8:38-39).

El temer a Dios significa tener tal reverencia por ÉL
Que éste tenga un gran impacto en la manera en que vivimos nuestras vidas.
  • El temor de Dios trae confianza y seguridad a los que andan en integridad (Proverbios 14:26-27)
·         El temor de Dios es reverenciarlo, someternos a Su disciplina, y adorarlo con admiración.
·         El temor de Dios es la base para nuestro andar en Sus caminos, servirle y  amarlo.
·         El temor de Dios es la base de nuestra conducta.

PERO LA CONDUCTA SE APRENDE.

2-   DEBEMOS APRENDER DE DIOS.

Deuteronomio 4:1: Ahora, pues, oh Israel, oye los estatutos y decretos que yo os enseño, para que los ejecutéis, y viváis, y entréis y poseáis la tierra que Jehová el Dios de vuestros padres os da.

Jeremías  9:23 Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. 9:24 Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová.

§  Lo primero que un creyente debe hacer es aprender de Dios.
§  Aprender la doctrina.
§  Para lograr temerle adecuadamente es necesario conocerle
§  Para conocerle hay que estudiar la Biblia, pues es el lugar donde él se ha revelado

Juan 5:39: ESCUDRIÑAD las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;

3-   DEBEMOS PONER EN PRACTICA LO QUE APRENDEMOS DE DIOS.

Deuteronomio 5:33: Andad en todo el camino que Jehová vuestro Dios os ha mandado, para que viváis y os vaya bien, y tengáis largos días en la tierra que habéis de poseer.

Deuteronomio 8:1: Cuidaréis de poner por obra todo mandamiento que yo os ordeno hoy, para que viváis, y seáis multiplicados, y entréis y poseáis la tierra que Jehová prometió con juramento a vuestros padres.

Deuteronomio 10:12 Ahora, pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma; 10:13 que guardes los mandamientos de Jehová y sus estatutos, que yo te prescribo hoy, para que tengas prosperidad?


CONCLUSION:

Para poder vivir como Dios manda hay tres cosas que debemos hacer:

1-    Temerle, respetarle, saber que su santidad debe generar en nosotros reverencia y adoración.
2-    Conocerle: Si no sabemos lo que él quiere estaremos propensos a desobedecerle.
3-    Obedecerle: Luego de saber lo que él quiere debemos tener el deseo, la intención, la decisión de poner en práctica lo que él quiere que pongamos en práctica.

¿Cuáles son los mandatos que Dios quiere que pongamos por obra?

En el segundo mensaje de esta serie estaremos viendo que Dios nos dejó escrito para que moldeemos nuestras conductas, nuestras relaciones con el mundo, la iglesia y la familia.