sábado, 6 de agosto de 2011

Misioneros


·        Estamos en el mes de misiones
·        Este es el último domingo en el cual estudiamos las misiones
·        Hemos estado hablando de la promesa por fe.

·        Te recuerdo que antes de dar dinero debes dar tu corazón.
·        Lo que es lo mismo que: No darás dinero hasta que no hayas dado tu vida.

·        La planta no nace hasta que el grano no muere.

·        La Biblia nos muestra la clave de las misiones:

Hebreos 11:32-40; 12:1-3

¿Y qué más digo? Porque el tiempo me faltaría contando de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, así como de Samuel y de los profetas; 33. que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, 34. apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros. 35. Las mujeres recibieron sus muertos mediante resurrección; mas otros fueron atormentados, no aceptando el rescate, a fin de obtener mejor resurrección. 36. Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles. 37. Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; 38. de los cuales el mundo no era digno; errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra. 39. Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido; 40. proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros.
1. Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, 2. puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. 3. Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.

·        Alguien dijo una vez: “La calificación primaria del misionero no es el amor por las almas, como nos dicen a menudo, sino el amor por Cristo.”

·        Veamos la vida de tres misioneros
·        Los pioneros del mundo moderno


David Livingstone (1813-1873)

Médico  y misionero escocés,

Los padres de David educaron a sus hijos en el temor de Dios. En su hogar siempre reinaba la alegría y servía como modelo ejemplar de todas las virtudes domésticas.

A la edad de nueve años David se ganó un Nuevo Testamento, como premio ofrecido por repetir de memoria el capítulo más largo de la Biblia, el Salmo 119.
Inició la exploración del interior de África.
Procedente de una familia pobre, sacó adelante sus estudios de Medicina en la Universidad de Glasgow y se enroló en la Sociedad Misionera de Londres.
A petición propia, fue destinado al sur de África en 1841. Desde allí se adentró hacia el norte en la actual Botswana, predicando a Cristo y explorando territorios desconocidos en medio de graves peligros.
En 1852-54 atravesó el desierto de Kalahari hasta conectar El Cabo con Luanda, capital de la colonia portuguesa de Angola; desde allí, rechazando las invitaciones para que regresara a Inglaterra y, a pesar de sus problemas de salud, inició una nueva travesía del Atlántico al Índico, uniendo Angola con Mozambique a través del río Zambeze (1854-56).
Una vez dijo:  “Yo soy un misionero en cuerpo y alma. Dios tuvo un hijo único y fue misionero y sanador. Yo soy un pobre imitador del Maestro, por lo menos quiero seguir su ejemplo. Yo quiero vivir sirviéndole, y sirviéndole quiero morir.”

Fundó varias estaciones misionera y se registra en su trabajo la conversión y discipulado de gente importante.

Quizás no sea un misionero en el sentido riguroso de la palabra, peo nunca aceptó viajar como simple explorador. Dijo: “Yo no consentiré jamás viajar como simple geógrafo. Para mí todo trabajo geográfico es principio de la obra misionera”.
Cuando Livingstone hablaba a los alumnos de la Universidad de Cambridge, en 1857, dijo lo siguiente: "Por mi parte, nunca ceso de regocijarme porque Dios me haya designado para tal oficio. El pueblo habla del sacrificio que yo he hecho en pasarme tan gran parte de mi vida en el África. ¿Es sacrificio pagar una pequeña parte de la deuda, deuda que nunca podremos liquidar, y que debemos a nuestro Dios? ¿Es sacrificio aquello que trae la bendita recompensa de la salud, el conocimiento de practicar el bien, la paz del espíritu y la viva esperanza de un glorioso destino? ¡No hay tal cosa! Y lo digo con énfasis: No es sacrificio... Nunca hice un sacrificio. No debemos hablar de sacrificio, si recordamos el gran sacrificio que hizo Aquel que descendió del trono de su Padre, de allá de las alturas, para entregarse por nosotros."
En su diario, las últimas notas que escribió, dicen lo siguiente: "Cansadísimo, estoy... recuperada la salud... Estamos en las márgenes del Mililamo."
Llegaron a la aldea de Chitambo, en Ilala, donde Susi hizo una cabaña para él. En esa cabaña, el 1' de mayo de 1873, el fiel Susi encontró a su bondadoso maestro, de rodillas, al lado de su cama muerto. ¡Oró mientras vivió y partió de este mundo orando!

Sus dos fieles compañeros, Susi y Chuman, enterraron el corazón de Livingstone debajo de un árbol en Chitambo, secaron y embalsamaron el cuerpo y lo llevaron hasta la costa - viaje que duró varios meses, a través del territorio de varias tribus hostiles. El sacrificio de esos valientes hijos del África sin que tuvieran ningún propósito de recibir remuneración económica alguna, no será olvidado por Dios, ni por el mundo.
El cuerpo después que hubo llegado a Zanzíbar, fue transportado para Inglaterra, donde fue sepultado en la Abadía de Westminster, entre los monumentos de los reyes y héroes de aquella nación. No había dudas con respecto al cuerpo de Livingstone; era fácil de identificarlo; el hueso por encima del brazo izquierdo tenía bien patentes las marcas de los dientes del león que lo atacara años atrás.

William Carey (17 de agosto de 1761 -- 9 de junio de 1834)

Fue  un misionero y  ministro bautista, conocido como el padre de las misiones modernas. Carey fue uno de los fundadores de la Sociedad Misionera Bautista.

Como misionero en la colonia danesa Serampore en India, tradujo la Biblia al Bengalí, al Sánscrito, y a otras lenguas y dialectos.

Carey sirvió durante cuarenta años evangelizando, fundando escuelas y traduciendo la Biblia a diferentes lenguas del país. Se le considera como uno de los grandes del evangelismo y misiones modernas. Desarrolló un plan de misiones y animó a muchos a integrarse a dicho trabajo.

Antes de salir de Inglaterra fue pastor bautista. Dedicó mucho tiempo a la lectura y a los idiomas. A los 21 años de edad ya dominaba el latín, el griego, el hebreo y el italiano, e iniciaba con el danés y el francés.
En ese tiempo no había agencias misioneras, ni siquiera interés en el tema de misiones. Sin embargo, persistió en que "debíamos ir". Leyendo y buscando, entendió la necesidad de muchos de conocer de Cristo y la distancia y la hostilidad de la India contra los misioneros no lo detuvo.

En 1793, él y su familia (su esposa Dorothy y dos hijos en ese momento) fueron a la India. Luego de un viaje de cinco meses en barco llegaron al país.  Su inicio no fue fácil, comenzando por el viaje, mismo en el cual vivió una tormenta muy fuerte, y luego enfermedades y hambrunas.

Su ministerio no fue fácil. Sin embargo, sabía que Dios le había llamado y fue persistente en la evangelización en medio de la idolatría y de la indiferencia. Pasó años de trabajar sin ver fruto (ni un convertido hindú en siete años), deudas, deterioro mental de su esposa, muerte; solo por la gracia de Dios, Carey persistía en el llamado de Cristo.

Fue quien dijo la famosa frase: "Espera grandes cosas de Dios e intenta grandes cosas para Dios".

Predicó por muchos lugares de la India. Fue a zonas aisladas, llenas de animales salvajes. Comentaba que a veces caminaba por kilómetros, y al llegar, debía hacer a un lado el cansancio para compartir de Cristo.

1800 fue un año de cambio para Carey. Un año de cosecha: se bautizó el primer convertido hindú y se logró imprimir el Nuevo Testamento a Bengalí. El primer ejemplar lo pusieron en la mesa principal de la iglesia (donde se ponía la Santa Cena) y se realizó un culto de acción de gracias por haber concluido esta obra.

Con el nuevo testamento hecho, el siguiente paso sería enseñarle a la gente a leerlo y en poco tiempo, él y el equipo misionero que había logrado establecer, tenían aproximadamente cien escuelas en Bengalí.

Como misionero, demostró un gran amor por la gente y perseverancia en la predicación del evangelio.

Murió siendo muy pobre, a pesar de grandes donaciones que recibió, pero no se las gastó para él. Siempre invirtió esos dineros en la obra misionera.


Hudson Taylor

Primer  misionero al interior de China y fundador de la misión del interior chino. A partir de ese día de diciembre cuando oyó del cielo siendo un adolescente “anda por mí a China”, este joven inglés partió para probar su filosofía.

 Lo que hizo exitosamente y milagrosamente crea algunos de las lecturas más emocionantes en los registros del evangelismo.

La Historia de Hudson Taylor muestra a un misionero entregado por completo a la obra del ministerio. A través del dolor pudo escuchar la voz de Dios en su vida y la confirmación de su propósito en la tierra. Si crees que tienes que casarte para estar completamente feliz haciendo la obra de Dios, esta película te ayudará a entender el punto de vista de Dios y la manera divina en que solo Dios te puede hablar.

Fue en Drainside donde Taylor aprendió que uno puede confiar en Dios con su último centavo. Un día fue llamado tarde en la noche para presenciar y orar por una mujer enferma con 2 hijos muriéndose de hambre. Mientras el trataba de orar, sus palabras temblaban en su boca porque tenía en su posesión una moneda de plata que responderá su oración y aliviaría sus sufrimientos de alguna manera. “¡hipócrita!”, Escuchó a su corazón condenarlo. “hablándole a la gente acerca de un padre tierno y amoroso en el cielo-y tú no estás preparado para confiar en Él por ti mismo sin tu dinero” Taylor les dio su última moneda-ahora solo había un recipiente de quaker entre él y su pobreza! mientras  que comía su último alimento recordó las escrituras. “El que le dé al pobre, le presta a Dios”
El siguiente día recibió un paquete. Dentro había una moneda de oro que valía 10 veces la moneda de plata. Taylor gritó triunfantemente “¡Ese es un buen interés! ¡Ha! ¡Ha! Invertido en el banco de Dios por 12 horas y me da esto!, ¡Eso es el banco para mí!
Taylor ministraba en los ríos de la ciudad, se casó y fue testigo de muchos milagros en los chinos convertidos. Cuando volvió a Inglaterra abrió una cuenta de banco: Con 50 dólares a nombre de “la misión interior de China” su objetivo inicial era 24 trabajadores. El siguiente mayo los 24 zarparon. Luego hubo 70 más. Y otros 100 y finalmente, más de 800 misioneros ministraban a través de las extensas millas al interior de China. Verdaderamente este hombre de fe y fortaleza había dominado el ministerio de mover hombres a través de Dios por la oración.

Algunas citas célebres de Hudson:

"El trabajo hecho de la manera que Dios quiere que lo hagamos, nunca carecerá de sustento".
"Dios siempre les da lo mejor a aquellos que le encomiendan sus decisiones a Él".

"Hay un Dios vivo, Él ha hablado por medio de la Biblia; lo que Él dice se cumple y hará lo que prometió".

Veo tres cosas en la vida de estos misioneros:

1-    TENIAN UN PROPOSITO
2-    CONFIARON EN DIOS PARA HACER LO QUE DEBIA HACERSE.
3-    SE ENTREGARON EN CUERPO Y ALMA A LO QUE HABIAN ENTENDIDO QUE ERA LA VOLUNTAD DE DIOS.  SE DIERON.  DIERON NO SOLO DE LO SUYO, DIERON TODO LO SUYO.

TU Y YO PODEMOS INVOLUCRARNOS EN LA VIDA DE LOS MISIONEROS QUE PASAN POR NUESTRA IGLESIA.

PREGUNTELES

·        POR SU PROPOSITO.
·        POR SU LLAMADO
·        POR SU DISPOSICION
·        POR SU FE
·        POR SU PREPARACION
·        POR SU META
·        POR SU METODOLOGIA

DE TAL MANERA QUE TAMBIEN USTED PUEDA VER CLARAMENTE LA VISION DE ESTOS HOMBRES DE DIOS Y SE PUEDAN INVOLUCRAR EN ESTE HERMOSO TRABAJO.

PERO NO LO VAMOS A HACER, NO LO VAMOS A DISFRUTAR, NO TENDRA SENTIDO PARA NOSOTROS HASTA QUE NO NOS RINDAMOS A EL DE TODO CORAZON.

Les dejo dos poemas relacionados con misiones y misioneros.








Misionero

Misionero que andas por las tierras lejanas, Olvidado por tantos ignorado por muchos,
Pero no por mí

Misionero predica con valor y confianza
Que Jesús va contigo dándote fe y abrigo
Y la victoria hasta el fin

Misionero en mi canto hoy me acuerdo de ti
Te dijiste a ti no por decirle a él sí
Y te fuiste muy lejos no te importó sufrir
Por llevar la Palabra a las almas perdidas

Misionero en mi canto hoy me acuerdo de ti
Te dijiste a ti no por decirle a él sí
Y te fuiste muy lejos no te importó sufrir
Misionero no olvides que oro por ti

Misionero hay un pueblo que ora por ti

EL SEÑOR ESTÁ LLAMANDO 

El Señor está llamando
a la mies obreros hoy;
quién responderá al Maestro:
"heme aquí, Señor yo voy?"
Dónde están los sembradores
que quieran hoy laborar?
dispuestos a trabajar

Hay muchas almas perdidas
en tinieblas y confución
cual ovejas descarriadas
necesitan al Pastor.
El Señor sigue llamando
obreros de fe y valor
que se lancen decididos
 a la lucha sin temor.

Hoy es día del llamado
vamos hoy a responder,
mañana puede ser tarde
y nada se podrá hacer.
Adelante los obreros
que van hoy a laborar
si hoy el trabajo es duro
no es tan duro cosechar.