jueves, 1 de enero de 2009

Un mismo sentir

Lectura: Efesios 4:1- 6; 11-16
1Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, 2con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, 3solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; 4un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; 5un Señor, una fe, un bautismo, 6un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos… 11Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.

Introducción:
 Uno de los grandes retos que tiene la humanidad es llegar a tener un mismo sentir.
 La iglesia no escapa a ésta realidad, pero con un propósito verdaderamente Biblico.
 Para andar como es digno del Señor es necesaria la unidad. Ser de un mismo sentir.
 Un mismo sentir no necesariamente indica igualdad en todo.
 No necesariamente significa estar de acuerdo en todo
 Pero definitivamente mejora la calidad de vida de quien decide poner de su parte para lograrlo.

o Un mismo sentir se refiere a ideales
o Se refiere a metas
o Se refiere a objetivos

O.T.: Estamos llamados a tener un mismo sentir.

1. Razón para tener un mismo sentir

A- SI TENEMOS A CRISTO SINTAMOS UNA MISMA COSA, LO QUE CRISTO.

Filipenses 2:1-5 1Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia, 2completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa. 3Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; 4no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. 5Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús.

B- SOMOS IGUALES ANTE DIOS PERO CON DIFERENTES ASIGNACIONES.

1 Corintios 3:7-8 7Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento. 8Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor.
2. Bases para ser de un mismo sentir

A- DIOS NOS DA UN MISMO SENTIR PARA PODER LLEVARNOS CON LOS OTROS Y ASÍ ALABAR A DIOS

Romanos 15:1-6 1Así que, los que somos fuertes debemos soportar las flaquezas de los débiles, y no agradarnos a nosotros mismos. 2Cada uno de nosotros agrade a su prójimo en lo que es bueno, para edificación. 3Porque ni aun Cristo se agradó a sí mismo; antes bien, como está escrito: Los vituperios de los que te vituperaban, cayeron sobre mí. 4Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza. 5Pero el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros un mismo sentir según Cristo Jesús, 6para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,

B- SOLO EN EL SEÑOR PODEMOS SER DE UN MISMO SENTIR

Filipenses 4:2-3 2Ruego a Evodia y a Síntique, que sean de un mismo sentir en el Señor.

C- EL ESTUDIO DE LA BIBLIA NOS DEBE LLEVAR A SENTIR IGUAL

Filipenses 3:12-17 12No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. 13Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. 15Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios. 16Pero en aquello a que hemos llegado, sigamos una misma regla, sintamos una misma cosa. 17Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros.

3. Quienes debemos tener un mismo sentir

A- LOS HIJOS OBEDIENTES

1 Pedro 1:14 14como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; 15sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir;

B- LA IGLESIA EN GENERAL.

1 Pedro 2:9-11 9Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; 10vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia. 11Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma,

* La Iglesia es la fuente de donde salen los individuos que a continuación presenta el apóstol en vs. 8.

* Criados 2:18 Criados, estad sujetos con todo respeto a vuestros amos; no solamente a los buenos y afables, sino también a los difíciles de soportar.
* Mujeres 3:1 1Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas,
* Maridos 3:7 7Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.

C- TODOS

1 Pedro 3:8-12 8Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables; 9no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición. 10Porque: El que quiere amar la vida Y ver días buenos, Refrene su lengua de mal, Y sus labios no hablen engaño; 11Apártese del mal, y haga el bien; Busque la paz, y sígala. 12 Porque los ojos del Señor están sobre los justos, Y sus oídos atentos a sus oraciones; Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal.

1 Corintios 1:10 10Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.

4. Beneficios de ser de un mismo sentir

SER DE UN MISMO SENTIR ES PARTE DE UN PROCESO QUE LLEVA A LA PAZ PERSONAL Y GRUPAL Y A LA COMUNIÓN CON DIOS.

2 Corintios 13:11 11Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir, y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros.

En conclusión

SER DE UN MISMO SENTIR ES LA CULMINACIÓN DE UN CONJUNTO DE RELACIONES ARMONIOSAS ACORDE A LO QUE LA PALABRA DE DIOS DICE.

 Cuando somos de un mismo sentir nuestra capacidad de amar crece, se magnifica, pues tratamos de hacer felices a los otros y logramos ser felices.
 Hacer feliz a los otros no significa olvidarse de si mismo, pues el parámetro para amar al prójimo es uno mismo.
 Ser de un mismo sentir en el Señor es la base de una convivencia en armonía.
 Ser de un mismo sentir significa entonces estar claros en lo que Dios quiere y lo que se quiere, de tal manera que las bases sobre la cual se fundamenta el ser de un mismo sentir sean las correctas.
 Esa es la unica manera en que puede haber felicidad en la armonía.
 Procuremos ser de un mismo sentir en las cosas que Dios nos ha encomendado ser de un mismo sentir.
 Así tendremos bendición.


Dios les bendiga!